El Sur Sureste,
una región rica pero rezagada

Entre diversas concepciones de las regiones de México, hay una que se refiere a cinco mesorregiones (Noroeste, Noreste, Centro Occidente, Centro-País y Sur Sureste), cada una de las cuales está conformada por un conjunto de entidades federativas que comparten, además de una vinculación por aspectos geográficos comunes y enlaces de comunicación y transporte, una interdependencia económica, así como aspectos históricos, sociales y culturales identitarios.


La región Sur Sureste de México está conformada por los estados de Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

Es la segunda región más poblada del país, después de la mesorregión Centro-País. El Sur Sureste tiene una extensión territorial de más de 500,000 kms2 y cuenta con casi el 30% de la población mexicana. Es la región con la mayor biodiversidad de México y cuenta con una enorme riqueza natural, por lo que se distingue por su potencial agropecuario, además de tener la mayor concentración de agua dulce y petróleo del país.

El Sur Sureste es cuna de grandes culturas precolombinas y tiene un amplio legado de las distintas etapas históricas del país. Tiene la concentración más grande de poblaciones indígenas, de donde se infiere la gran diversidad y la riqueza de su patrimonio cultural. Debido a la riqueza de sus recursos ambientales, paisajísticos, históricos y culturales, el Sur Sureste es pródigo en destinos turísticos y alberga los núcleos turísticos más importantes de México.

Sin embargo, es la región que presenta el menor grado de desarrollo relativo en México. El Sur Sureste tiene como retos superar el bajo crecimiento económico y mejorar la distribución de la riqueza que genera. Históricamente, la región presenta altos niveles de pobreza debido a precarios ingresos que están por debajo de la línea de bienestar, grandes carencias sociales, además del mayor grado de desigualdad, rezago educativo y salud. También enfrenta una creciente tensión derivada de la explotación de sus recursos, la protección de la biodiversidad y la sostenibilidad del turismo. Recientemente, también crece la tensión socioeconómica derivada de los flujos de migración centroamericana y de la crisis de las actividades petroleras.

Para enfrentar estos retos, los estados de la región Sur Sureste han venido impulsando un proceso de promoción y gestión regional, a través del cual se busca la acción coordinada de los distintos órdenes de gobierno, de las instituciones públicas, privadas y de organizaciones sociales, para identificar todas aquellas áreas de problema y oportunidad que requieran de la suma de los distintos estados para alcanzar una solución a nivel regional, así como la realización de acciones, en donde la conjunción de esfuerzos y recursos entre los estados y la Federación, genere resultados más eficaces desde la coordinación regional.


A través de esta iniciativa regional se busca aportar un mecanismo operativo para promover una estrategia de desarrollo regional sustentable territorialmente ordenada, económicamente competitiva, socialmente incluyente, ambientalmente responsable y financieramente viable.