El cacao alternativa a los cultivos ilícitos y a la ganadería

San Vicente del Caguán es uno de los municipios de Colombia que más se ha relacionado con el conflicto armado. En esta región se realizaron los fallidos diálogos de paz entre el Gobierno del expresidente Andrés Pastrana y la extinta guerrilla de las Farc, entre 1999 y 2002.

Mediante los diálogos se buscaba una salida negociada a un conflicto de décadas, para lo cual las Farc pidieron una “zona de despeje” -también llamada “zona de distención”- que estuvo conformada por los municipios de San Vicente del Caguán, en el Caquetá, y por La Macarena, Mesetas, Vista Hermosa y La Uribia, en el departamento del Meta.

No obstante, esta zona fue bastante cuestionada ya que se denunciaba que aquel territorio funcionaba como una república independiente: la guerrilla imponía sus propias reglas y se denunciaba que desde allí gestionaba todas sus operaciones ilícitas, como tomas de poblaciones, secuestro y narcotráfico. El cese al fuego -respetado por ambas partes- solo se mantenía en esa zona, mientras en el resto del país continuaban los enfrentamientos.

Debido a esto, y con la confianza rota, las negociaciones no avanzaron como se esperaba. En el medio quedó la población civil, atrapada entre dos fuerzas: por un lado, a merced de este grupo armado, y por el otro completamente abandonada por el Estado.

Esta zona funcionaba bajo su propia lógica, y se convirtió en una de las regiones con mayor presencia de cultivos ilícitos, con los cuales la extinta guerrilla financiaba su guerra.

Más
artículos